DESCARGAR EL VIA CRUCIS MEDITADO EN AUDIO Y TEXTO (Camino de la Cruz).

Via Crucis - Cebecera

PROMESAS PARA LOS DEVOTOS DEL VIA CRUCIS

:

1.- Yo concederé todo cuanto se me pidiere con fe, durante el rezo del Via Crucis.

2.- Yo prometo la Vida Eterna a los que, de vez en cuando, se aplican a rezar el Via Crucis.

3.- Durante la vida, yo les acompañaré en todo lugar y tendrán Mi ayuda especial en la hora de la muerte.

4.- Aunque tengan más pecados que las hojas de las hierbas que crece en los campos, y más que los granos de arena en el mar, todos serán borrados por medio de esta devoción al Via Crucis. (Nota: Esta devoción no elimina la obligación de confesar los pecados mortales. Se debe confesar antes de recibir la Santa Comunión.)

5.- Los que acostumbran rezar el Vía crucis frecuentemente, gozarán de una Gloria extraordinaria en el Cielo.

6.- Después de la muerte, si estos devotos llegasen al Purgatorio, Yo los libraré de ese lugar de expiación, el primer martes o viernes después de morir.

7.- Yo bendeciré a estas almas cada vez que rezan el Via Crucis; y mi bendición les acompañará en todas partes de la Tierra. Después de la muerte, gozarán de esta bendición en el Cielo, por toda la Eternidad.

8.- A la hora de la muerte, no permitiré que sean sujetos a la tentación del demonio. Al espíritu maligno le despojaré de todo poder sobre estas almas. Así podrán reposar tranquilamente en mis brazos.

9.- Si rezan con verdadero amor, serán altamente premiados. Es decir, convertiré a cada una de estas almas en Copón viviente, donde me complaceré en derramar mi Gracia.

10.- Fijaré la mirada de mis ojos sobre aquellas almas que rezan el Vía Crucis con frecuencia y Mis Manos estarán siempre abiertas para protegerlas.

11.- Así como yo fui clavado en la Cruz, igualmente estaré siempre muy unido a los que me honran, con el rezo frecuente del Vía Crucis.

12.- Los devotos del Vía Crucis nunca se separarán de mí porque Yo les daré la Gracia de jamás cometer un pecado mortal.

13.- En la hora de la muerte, Yo les consolaré con mi Presencia, e iremos juntos al Cielo. La muerte será dulce para todos los que Me han honrado durante la vida con el rezo del Vía Crucis

14.- Para estos devotos del Vía Crucis, Mi alma será un escudo de protección que siempre les prestará auxilio cuando recurran a Mí...

“Jesús, María, José, Os amo. Salvad vidas, naciones y almas. Amén.”

Revelaciones de Nuestro Señor al hermano Estanislao (1903-1927. No debe confudirse con S. Estanislao Kostka)



Jesus Resucitado. La Resurreccion. Cristo Rey

(Acompáñame a meditar cada una de las 14 estaciones)

ORACIONES PREPARATORIAS:


EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO. AMEN.





Acto de Contrición:

Oh Jesús, amable Salvador nuestro, henos aquí postrados humildemente a tus pies, a fin de implorar tu Divina Misericordia para nosotros y para las almas de los fieles difuntos. Dígnate aplicarnos a todos los méritos infinitos de tu Santa Pasión que vamos a meditar. Has que esta Vía del dolor y de lágrimas en que entramos, mueva los corazones de tal manera a la contrición, al arrepentimiento y a la sumisión a tu Santa Voluntad; que recibamos con alegría todas las contradicciones, sufrimientos y males de esta vida.

Y tu ¡Oh Virgen María!, que has sido la primera en enseñarnos a seguir el camino de la Cruz, alcánzanos de la Santísima Trinidad, que se digne aceptar en reparación de tantas injurias que le son hechas, los afectos de dolor y de amor con que el Espíritu Vivificador se dignará favorecernos durante este santo ejercicio.

Estacion 1 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos la sumisión admirable de Jesús cuando recibe tan injusta sentencia, y persuadámonos bien de que no fue solamente Pilatos quien lo condenó, sino todos los que estamos aquí presentes ahora, y todos los pecadores del Universo. Digámosle pues, penetrados del más vivo dolor.

¡Oh adorable Jesús!, puesto que son nuestros crímenes los que te han condenado a la muerte, has que los detestemos con todo nuestro corazón a fin de que nuestro arrepentimiento y nuestra sentencia, nos obtengan perdón y Misericordia.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 2 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos con cuánta resignación nuestro Divino Maestro, nuestro Modelo, recibe sobre sus hombros lacerados y sangrantes, el terrible instrumento de su suplicio. Es así como quiere enseñarnos a llevar nuestra cruz, aceptando con la más grande resignación los males que nos son enviados por el Cielo o que nos causa nuestro prójimo.

Oh dulce Jesús, no era a ti a quien tocaba llevar esa Cruz puesto que tú eras inocente, sino a nosotros, miserables pecadores, cargados de toda especie de iniquidades ¡danos pues, la fuerza de imitarte!, soportando sin murmurar los reveses y las desgracias de esta vida. Que con el orden admirable de tu Providencia Paternal, deben ser para nosotros, la ocasión de satisfacer tu Justicia y el medio de llegar a la Patria Celestial.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 3 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos a nuestro Señor Jesucristo en el camino del Calvario. La Sangre que ha derramado en la flagelación y en la coronación de espinas de tal manera lo ha debilitado, que cae bajo su pesada carga, y no se levanta sino después de los insultos más sangrientos, insultos que soporta sin mostrar ningún sentimiento de indignación. He aquí cómo ha querido expiar todas nuestras caídas, y enseñarnos a levantarnos por las austeridades de la penitencia, cuando hemos tenido la desgracia de caer en el abismo del pecado.

Oh buen Jesús, tiéndenos tu manto compasivo en medio de tantos peligros a que estamos expuestos.

Dígnate fortalecernos en nuestras necesidades, a fin de que después de haberte seguido valientemente en el camino del Calvario, podamos gustar los frutos deliciosos del árbol de Vida, y llegar a ser eternamente felices contigo.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 4 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos lo doloroso que fue para este divino hijo, ver en circunstancias tan crueles a esa Madre tan amada, y para María ver a su amadísimo hijo arrastrado inhumanamente por una turba de malvados; en medio de una muchedumbre que lo insulta, que lo llena de injurias, entregado a todas las angustias. Ella hubiera querido liberar a nuestro Salvador y arrancarlo de las manos de sus verdugos, pero sabe que es preciso que nuestra salvación sea conseguida así. Uniendo pues el sacrificio de su amor al de su hijo, comparte todos sus sufrimientos, y se une a El hasta el último suspiro.

Oh María, Madre de dolor, alcánzanos para tu divino hijo este amor ardiente, con el cual tú lo acompañaste a la montaña santa, y esta firmeza de la que diste muestras al pie de la Cruz, a fin que permanezcamos ahí constantemente contigo, y que nada pueda separarnos de ella.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 5 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos la grande bondad de Jesús hacia nosotros. Si él permite que se le ayude a levar su Cruz no es por falta de fuerzas, siendo El quien sostiene el Universo, pero quiere enseñarnos a que unamos nuestros sufrimientos a los suyos y a compartir con El su cáliz de amargura.

Oh Jesús, Maestro nuestro, tu has bebido lo más amargo y nos has dejado la parte más pequeña. No permitas que rechazándola vengamos a ser nuestros propios enemigos. Has, por el contrario, que la aceptemos de buena gana a fin de hacernos dignos de participar, de los torrentes de delicias con los que embriagas a tus elegidos en el Cielo.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 6 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos la acción heroica de esta Santa mujer, que se adelanta entre la multitud de los soldados para ver a su Divino Maestro. Ella lo apercibe cubierto de escupitajos, y de polvo, de sudor y de Sangre. Tal espectáculo enternece su alma hasta el llanto, y haciendo su amor que olvide todo temor, se aproxima a Jesús, enjuga su rostro desfigurado. Este augusto Rostro que extasía a los Santos, y delante del cual los Ángeles se cubren con sus alas no pudiendo resistir su brillo.

Oh Jesús, el más bello de los hijos de los hombres ¡a qué estado te ha reducido tu amor por nosotros! No, nunca jamás has sido tu tan digno de nuestras adoraciones y de nuestros homenajes. Nosotros, pues, te adoramos y postrados ante tu Divina Majestad, te suplicamos que olvides todas nuestras ofensas, y que devuelvas a nuestra alma su antigua belleza que ha perdido por el pecado.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 7 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos al hombre Dios sucumbiendo otra vez, contemplemos esta Santa Víctima caída en tierra bajo el peso horrible del madero de su Sacrificio, expuesto de nuevo a la crueldad de los soldados y de los asesinos. Es también para darnos pruebas de su amor infinito, que permite a nuestro Señor Jesucristo esta segunda caída.

El quiere también mostrarnos por ella que aunque recaigamos frecuentemente en el pecado, no debemos jamás perder la confianza, sino esperar todo de su Misericordia, y que en medio de las más grandes aflicciones no debemos dejarnos llevar por el desaliento; que el camino del Cielo está sembrado de espinas y que para ser glorificados, es preciso pasar antes por el crisol de los sufrimientos.

Oh Jesús, fuerza nuestra ¡presérvanos de toda caída!, y si caemos, ayúdanos a levantarnos, por frecuentes que sean nuestras caídas. No permitas que perdiendo la confianza en tu Misericordia, hagamos inútiles las fatigas y las penas que tú has soportado para librarnos de la muerte eterna.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 8 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos aquí la generosidad incomparable de Jesucristo. El se olvida de sus propios sufrimientos pensando en los que tendrá que sufrir su pueblo a causa de sus pecados. Es así que dice a las mujeres que lo siguen: “hijas de Jerusalén, no lloréis por mi, sino más bien por vosotras y por vuestros hijos, pues si con el árbol verde se hace esto ¿Qué será con el seco?”

Consideremos cuál no será el tremendo castigo que tiene reservado Dios al pecado, que es más digno de llanto, que la Pasión d su Divino Hijo.

Oh amable Jesús, dígnate mirarnos con ojos de ternura y de Misericordia. Haznos la Gracia de acompañarte en el camino de la Cruz, como las hijas de Jerusalén te acompañaron, y haznos oír como a ellas, continuamente, tu tremenda advertencia para que ella nos aparte del pecado.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 9 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos al adorable Jesús ya en la cima del Calvario; dirige su mirada sobre el lugar en que pronto va a ser Crucificado, pero aún le preocupan, en ese momento, nuestras caídas sin fin, y la inutilidad de su Sangre para muchos pecadores. Este pensamiento Cruel lo consterna y aflige su tierno corazón más que todos los suplicios que debe aún sufrir. El llena su alma de mortal tristeza. En tan cruel abatimiento le faltan las fuerzas, como en su agonía en el Huerto y cae por tercera vez hasta dar con su divino rostro en tierra.

¡Oh Jesús, víctima de amor! He aquí pues, que Tú vas a ser inmolado por la salvación de las almas. Dígnate aplicarnos los méritos de tu Sacrificio en el tiempo, a fin de que podamos ofrecerte nuestras alabanzas durante toda la eternidad.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 10 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideramos cuán grande fue el dolor de Jesucristo cuando sus verdugos le arrancaron sus vestiduras. Todas las llagas que tenía y que habían adherido su túnica a su carne sangrante, se abrieron en este momento para hacerlo sufrir otra vez todos los tormentos de la flagelación. Pero lo que fue para El aún más sensible, fue verse expuesto desnudo a la vista de sus enemigos y de la inmensa multitud de espectadores.

¡Oh Jesús, Cordero divino! Bien sé por qué permitiste tan brutal atropello. Para darme ejemplo de honestidad y satisfacer la Justicia airada de tu Padre Celestial, por mis deshonestidades; y permitiste también que antes de morir te despojaron de lo único que tenías, para darme ejemplo de pobreza, para enseñarme el despego que suelo tener de las cosas mundanas. Dame tu divina Gracia para que siguiendo el ejemplo que Tú aquí me das, alcance las virtudes de la pobreza de espíritu y de la castidad.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 11 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos a Jesucristo ofreciéndose a sus verdugos para ser Crucificado, y extendiéndose El mismo sobre el árbol de la Cruz. ¡Qué tormento no debía sufrir mientras los martillazos hundían los clavos en sus pies y en sus manos! Su carne se desgarra, sus huesos se dislocan, sus nervios se rompen, sus venas se revientan, la Sangre brota a borbotones y agota sus fuerzas y añade a tan horribles suplicios, el de la sed más ardiente.

¡Oh pecado! ¡Pecado maldito! Eres tú quien fue la causa de este mar de dolores en el que contemplamos la Víctima de nuestra Salvación. ¡Ah cristiano! ¡Qué exceso de amor! ¡Qué inmensa caridad! ¡Qué a esta vista nuestros corazones se desgarren y se abrasen! ¡Que renuncien a todo afecto desordenado a los placeres de la tierra! ¡Cómo no estamos sin cesar crucificados con Jesús! ¡Cómo nuestros ojos no vierten noche y diez torrentes de lágrimas!

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 12 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos ahora a Jesús, el Dios de toda Santidad, expirando entre dos malhechores y admiremos la dulzura y la fuerza de su amor. Pide a su Padre perdón por los verdugos; promete su Gloria al Buen Ladrón; recomienda su Madre al discípulo amado; pone su alma en las manos de su Padre; anuncia que todo está consumado y expira por nosotros.

En el mismo instante todas las criaturas se unen para publicar su divinidad. La naturaleza entera se entristece y parece querer anonadarse al ver expirar a su Creador.

¡Oh pecadores! ¡Sólo nosotros permanecemos insensibles a este espectáculo tan conmovedor! Dirijamos una sola mirada a nuestro Salvador. Veamos el estado tan espantoso al que nuestros crímenes lo han reducido. Él nos perdona sin embargo, si nuestro arrepentimiento es sincero, Él tiene sus pies clavados para esperarnos; sus brazos extendidos para recibirnos; Su costado abierto y su Corazón herido para esparcir sobre nosotros todas sus Gracias; su cabeza inclinada para darnos el beso de paz y de reconciliación. Corramos pues, todos corramos a su Cruz y si es preciso, muramos por Él, puesto que él murió por nosotros.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 13 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Consideremos el dolor extremo de esta tierna Madre, después de la muerte de Jesús, su divino Hijo. Ella recibe en sus brazos este depósito Sagrado, contempla su rostro pálido, sangrante y desfigurado; ve sus ojos apagados, su boca cerrada, su costado abierto, sus manos y sus pies perforados. Esta vista es para ella un martirio inefable del que únicamente Dios puede conocer el precio.

¡Oh María! Somos nosotros la causa de tu aflicción y son nuestros pecados los que han traspasado tu alma clavando a Jesús en la Cruz.

A cambio de este mal tan grande que te hemos hecho, dígnate ¡Oh madre de misericordia! obtener nuestro perdón y permítenos adorar en tus brazos a tu Amor Crucificado; e imprime en nuestras almas los dolores que sufriste al pie de la Cruz, de tal modo que nunca perdamos el recuerdo de ellos.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

Estacion 14 del Vía Crucis

V.- ¡Adorámoste Cristo y te bendecimos!

R.- Porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

He aquí, Jesús, ¡nuestro amado Redentor! donde descansa tu Cuerpo adorable, prenda preciosa de nuestra salvación. Has que al menos siempre tengamos presentes los suplicios y la muerte ignominiosa que Tú has soportado para salvarnos, y que nunca olvidemos que Tú has querido ser colocado en un sepulcro nuevo para hacernos conocer que es con un nuevo corazón como debemos aproximarnos a tu Sacramento de Amor. Dígnate purificarnos de todas nuestras manchas para hacernos menos indignos de acercarnos a tu Sagrado Banquete.

Entierra como en una tumba todas nuestras iniquidades y todas nuestras concupiscencias a fin de que muriendo a nuestras pasiones y a todas las cosas de aquí abajo, para llevar contigo una vida oculta en Dios, merezcamos tener un fin feliz y contemplarte cara a cara, en los esplendores de tu Gloria.

Señor pequé ¡ten Misericordia de mí!

Pecamos Señor y nos pesa ¡ten Misericordia de nosotros!

Bendita y alabada sea la Sagrada Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y los dolores y angustias de su purísima Madre, concebida sin mancha de pecado original. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA.

V.- Ruega por nosotros Virgen de los Dolores.

R.-Y haznos dignos de las promesas de Jesucristo.

V.- Roguemos por nuestro Soberano Pontífice.

R.- El Señor lo conserve, le dé vida, le haga feliz en la tierra y no le entregue en manos de sus enemigos.

V.- Roguemos por los fieles difuntos. Dales Señor el Descanso Eterno.

R.-Y luzca para ellos La luz perpetua.

ORACION:

Dígnate Señor, arrojar una mirada sobre esta familia por la cual nuestro Señor Jesucristo no ha dudado entregarse en manos de los malvados y sufrir el suplicio de la Cruz.

Señor Jesús, Hijo de Dios Vivo, que a la hora sexta has sido clavado en la Cruz para la Redención del mundo y has derramado tu Sangre preciosa por la remisión de nuestros pecados, te suplicamos que escuches tras humildes Oraciones y que después de nuestra muerte, seamos admitidos en la Gloria Eterna.

Pedimos tu divina clemencia, Señor Jesús, ahora y en la hora de nuestra muerte, por la intercesión de la Bienaventurada siempre Virgen María, Madre tuya y Madre nuestra, cuyo corazón fue traspasado por una espada de dolor en el momento de tu Pasión.

¡Oh Dios! Que no queréis la muerte del pecador sino que se convierta y se salve. Pedimos a tu Misericordia por la intercesión de la siempre Bienaventurada Virgen María y de todos los Santos, que concedas el eterno descanso a nuestros padres, hermanos, amigos y bienhechores difuntos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Perdona, Señor, perdona a tu pueblo, no estés airado contra nosotros (3 veces).

Jesús lleno de Misericordia. Da a las almas de los fieles difuntos, el descanso eterno.
Que nuestro Señor Jesucristo, que ha sido flagelado, que ha llevado su Cruz y que ha sido Crucificado por nosotros, nos bendiga. Así sea.

V.- ¡Bendita sea la Hora en que nuestro Señor Jesucristo instituyó la Sagrada Eucaristía!

R - ¡Bendita sea!

Sea eternamente bendito y alabado el Santísimo Sacramento del Altar y la Inmaculada Concepción de nuestra Señora la Virgen María, concebida sin mancha de pecado original, desde el primer instante de su ser, para ser Madre de Dios, Señora y abogado nuestra. Amén.

Nihil Obstat. México, 25 de Diciembre de 1939 // J. Cardoso, S. J. // 253740 México, 17 de Enero de 1940.




download icon


EL VIA CRUCIS MEDITADO.mp3
EL VIA CRUCIS MEDITADO.doc
EL VIA CRUCIS MEDITADO.pdf




Madre de Jesus. Muerte de Jesus. La Crucifixion.




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)