ORACION PARA CUARESMA (Texto y audio mp3)

Cabecera


Descargar Oraciones Católicas en texto y audio mp3

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección. (Fuente: Aciprensa)



Jesús Crucificado entre nubes


divider bird






divider bird



ORACION PARA LA CUARESMA (Texto y audio mp3)

¡Oh Jesús! ¡Rey de los siglos y santificador de los tiempos, te adoro como Autor y como Guía del santo tiempo de la Cuaresma, y como principio de toda la santidad que de él se deriva!, Adoro, ¡Oh Dios mío! todos tus deseos sobre tu iglesia y sobre mi propia persona, en particular para este tiempo de Gracia y de bendición excepcional, y el que sin duda quieres, ¡Oh Salvador mío! otórgame algunas Gracias particulares siempre y cuando no me oponga yo a ello con mi habitual dejadez y pereza. No lo permitas, te lo ruego de todo corazón, antes, por el contrario, destruye en mí cuanto pueda oponerse a tu Divino querer, y concédeme la Gracia de cumplir en todo tu Voluntad adorable.

De mi parte declaro, ¡oh mi Señor y mi Dios! que con todas las fuerzas de mi alma detesto todos mis pecados, para amarte sola y exclusivamente a Ti, y que renuncio a mi amor propio, a mi propia voluntad, y a cuanto aún en mí pertenezca del viejo Adán, responsable de mis vicios y miserias, para darme a Ti, a fin de hacer y soportar cuanto sea de tu agrado en toda mi vida, y especialmente durante el tiempo de esta Santa Cuaresma.

¡Oh Dios mío!, quiero considerar y emplear esta Cuaresma como si fuera la última de mi vida, a este fin, te dedico y consagro todas las buenas obras y ejercicios que en ella he de hacer, declarándote que no quiero de ninguna manera hacer, decir, ni pensar nada que no redunde en tu Gloria, y que deseo cumplir todas mis obligaciones con la mayor perfección posible, con el auxilio de tu Gracia que de todo corazón te pido.

¡Oh mi Jesús, deseo pasar esta Cuaresma Contigo y con tu Madre Santísima, y en la forma en que Tú y Ella la pasaron, mediante tu Gracia. Ustedes la pasaron en soledad y alejamiento de toda humana compañía, y del superficial trato de los hombres. Tú, ¡oh Jesús mío! renunciaste aún a la dulce conversación de tu querida Madre, viviendo en perpetuo silencio, en continua Oración, y entregado a rigurosa penitencia, ayunando, durmiendo en el duro suelo del desierto, y soportando toda clase de mortificaciones exteriores e interiores. En todo ello te adoro Dios mío, como también en tus santas disposiciones espirituales, y me doy a Ti para acompañarte e imitarte en todo según tu deseo.

Quiero contigo y por amor a Ti, amar la soledad, el silencio, la Oración, y la penitencia; dame la Gracia, si tal es Tu Voluntad, de dejar de lado toda conversación superficial e inútil, y de renunciar a toda palabra mala o simplemente ociosa, y de tener toda mi alegría en conversar Contigo en la Oración, y de hacer todas mis acciones en espíritu de Oración y de recogimiento, y de sufrir por amor tuyo alguna penitencia o mortificación.

¡Oh Salvador mío!, te ofrezco las abstinencias y ayunos de esta Cuaresma, unidos a los de tu santa Iglesia, y a los de todos tus santos, y a los de tu queridísima Madre, en honor y unión de tus ayunos y penitencias, en satisfacción de nuestros pecados, y para que se cumpla tu Divina Voluntad en tu Iglesia y en mi propia persona de una manera especial.

¡Oh Madre de Jesús!, me ofrezco a Ti, hazme partícipe de las disposiciones santas con que Tú misma pasaste esa Cuaresma memorable. ¡San José, ángeles, santos y santas de Jesús! rueguen por nosotros, y alcáncennos, se los pido, la Gracia de pasar todo este tiempo santo, así como todo el restante de mi vida, en el servicio de mi Dios, según su Santa Voluntad. Amén. (Autor: San Juan Eudes)



imagen descargar. Download icon


ORACION PARA CUARESMA (San Juan Eudes).mp3

ORACION PARA CUARESMA.mp3
ORACION PARA CUARESMA.doc
ORACION PARA CUARESMA.pdf




Santísimo Sacramento entre ángeles




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)