CARTA DE SAN PABLO A LOS ROMANOS EN AUDIO MP3

Epistola a los Romanos - cabecera

Descargar la Biblia Católica en audio - Versión Ecuménica DIOS HABLA HOY (Con aprobación Eclesiástica)

La Carta a los Romanos, la más extensa de todas las del NT, es también la exposición más amplia del mensaje cristiano que tenemos en los escritos del apóstol Pablo.

Pablo, que había recorrido buena parte de las provincias orientales del Imperio Romano predicando el evangelio, tenía intensiones de llegar también hasta las regiones occidentales del mismo (cfr. Rom. 15,.22-24,28). Este proyectado viaje incluía su paso por Roma, la capital del Imperio, para continuar después a España.

En la perspectiva de este viaje y para presentarse a una comunidad que él no había fundado, les escribe una carta, en la que expone algunos de los temas centrales de la fe y la vida cristiana. A diferencia de otras cartas, como las enviadas a los cristianos de Corinto, esta carta no trata tanto de los problemas que más preocupaban a la comunidad, cuanto de los temas que más interesaban al mismo apóstol. Habiendo sido enviado a predicar el evangelio a los no judíos (Cf. Gl 1.16), Pablo sentía que su responsabilidad se extendía también a la comunidad de Roma, compuesta en su mayoría por cristianos procedentes del paganismos (Cf. Rom. 15.15-16).

El contenido de la carta puede resumirse así:

La introducción (1.1-15) incluye un saludo inicial, ampliado con elementos teológicos (1.1-7), y una sección de acción de gracias, a la que Pablo añade información sobre sus proyectos de viaje (1.8-15).

El cuerpo de la carta puede dividirse en dos grandes secciones, una doctrinal, más extensa (1.16-11.36), y otra exhortatoria (12.1-15.13).

La parte doctrinal comienza con un resumen del evangelio, expresado en los siguientes términos: Es poder de Dios para todos los que creen alcancen la salvación (1.16-17).

Luego viene una exposicion, en la que describe la situación de la humanidad bajo el dominio del pecado y fuera de la acción salvadora de Dios por medio de Cristo. Primero describe la situación del mundo pagano (1.18-32) y luego la del judío (2.1-3.20).

Enseguida muestra cómo Dios ha puesto remedio a esa situación ofreciendo a todos la redención por medio de la fe en Jesucristo (3.21-31).

Pablo hace ver que esta actitud no contradice las actuaciones anteriores de Dios, como lo revela especialmente el caso de Abraham (cap. 4).

En los capítulos siguientes, el apóstol describe los diversos efectos de la acción redentora de Cristo.

Ante todo, ella permite al creyente tener paz y la esperanza cierta de la salvación definitiva (cap. 5), pues con Cristo el creyente ha muerto al pecado, y no es esclavo sino libre para servir a Dios (cap. 6). Ya no está bajo el régimen de la ley antigua (7.1-13), porque la gracia de Dios es más poderosa que la debilidad humana que inclina al pecado (7.14-25). El creyente está bajo el poder del Espíritu, y debe vivir una vida nueva conforme al Espíritu (cap. 8).

Los caps. 9-11 están dedicados a un problema que angustiaba a Pablo, como judío que era: el hecho de que la mayoría del pueblo de Israel no hubiera aceptado el evangelio. Pablo insiste en que Dios no ha rechazado a su pueblo, y expresa su confianza en que Dios, al fin, tendrá compasión de todos por igual.

En la parte exhortatoria (12.1-15.13), que se presenta como consecuencia de la anterior, Pablo se fija en algunos aspectos prácticos de la vida cristiana, afirmando que todos los deberes se resumen en la ley del amor al prójimo y recordando el ejemplo de Jesucristo. En este contexto dirige su atención a diversos problemas concretos de entonces.


La conclusión de la carta (15.14-16.27) es de carácter más personal. Después de exponer con mayores detalles sus planes de viaje, Pablo añade una larga lista de saludos personales, para concluir con una alabanza a Dios.


La Carta a los Romanos fue escrita entre los años 55-60, probablemente desde Corinto.



Compártelo! Que Dios te bendiga!



Sagrado Corazon de Jesús

Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a tí (Sal 42)

Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece (Sal 55, 23).

Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes (1 Pe 5, 7)

Cuando Dios entra en acción, sus enemigos se dispersan (Sal 68).

Llámame y te responderé; y te mostraré cosas grandes y secretas que tu ignoras (Jer 33,3).

Me llamará, y yo le responderé, y estaré con él en la desgracia (Sal 91).

Deja que él te instruya, grábate en la mente sus palabras (Job 22, 22).

Yo te instruiré, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero (Sal 32,8).

El Señor está cerca de los que lo invocan, de los que lo invocan con sinceridad. El cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva (Sal 18-19).

Pidan y recibirán; busquen y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abrirá la puerta (Mt 7, 7).

Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (Rm 8,28).

Todo lo que Dios ha hecho es bueno; él, a su tiempo, provee a todas las necesidades (Eclo 39, 16).

No hay que preguntar ¿porqué esto? ¿porqué aquello? porque todo tiene un propósito (Eclo 39, 21).

No hagas mal, y el mal no te alcanzará (Eclo 7,1).

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Tim 3, 16).






imagen descargar. Download icon


CARTA DE SAN PABLO A LOS ROMANOS.mp3




Inmaculado Corazon de Maria Reyna




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)